Menú

Docentes piden a Arim para renovación

Docentes piden a Arim para renovación

2 de agosto de 2018 | El País | enlace original

Todo parece indicar que el puesto de rector de la Universidad de la República lo ocupará uno de estos dos nombres: Roberto Markarian o Rodrigo Arim. El primero de ellos, rector en ejercicio, ya anunció su interés de postularse a la reelección.

El segundo era un nombre “cantado”, pero que recién ayer, con una carta en su apoyo, se afianzó en la candidatura.

Al menos 72 docentes de la UdelaR firmaron ayer una carta en apoyo a la candidatura de Arim. Sostienen que en sus ocho años como decano de Economía, este profesor impulsó una serie de cambios (del plan de estudio, de descentralización, de apuesta a la investigación) que son necesarios extender a toda la Universidad.

Entre los firmantes, hay varios decanos en ejercicio. Está la decana de Psicología, María José Bagnato; el de Arquitectura, Marcelo Danza; el de Ciencias Sociales, Diego Piñeiro; y el de Medicina, Fernando Tomasina, uno de los nombres que en algún momento sonó también como posible rector.

Pero lo más interesante, entre la lista de firmantes, es la aparición de importantes profesores de Ingeniería, casa de estudio de la que sale Markarian. Uno de esos docentes es Gregory Randall, exprorrector de Investigación y a quien se le negó su postulación porque sus títulos son extranjeros. Y en ese abanico de figuras de peso que apoyan a Arim, también está el exdecano de Ingeniería, Ismael Piedra-Cueva.

“Durante todo este período de cuatro años ha habido un enlentecimiento en la toma de decisiones de la UdelaR, no por culpa del rector de turno, sino por cómo es el ámbito universitario. Sería difícil continuar un período más así”, dijo Piedra-Cueva.

Pero más allá de cuestiones metodológicas, la posible elección de rector enfrenta a dos modelos: el de renovación expresado en la figura de Arim (46 años) y el de la continuidad de los procesos con Markarian (71).

“Más allá de la necesidad de que se refresque el rectorado, es importante que la Universidad y el sistema político vuelvan a apostar a la juventud y a quienes saben armar buenos equipos”, explicó Piedra-Cueva.

En este sentido, los 72 firmantes (por ahora, porque es una carta abierta), piensan que la universidad se tiene que proyectar a 20 o 30 años, “llevar adelante un proceso gradual pero sin pausa; y Arim ha demostrado estilo para este desafío”.